Cada vez que el hombre se ha visto incapaz de explicar un determinado suceso, ha recurrido a lo más fácil: asignarle la autoría a un dios. Por eso, cuando hace siglos se hacía de noche en pleno día, lo más sencillo era afirmar que se debía a un castigo divino. Más tarde nos dimos cuenta de que a la Luna, de vez en cuando, le da por interponerse entre el Sol y la Tierra.

Cuando alguna enfermedad como la lepra causaba millones de muertos, se decía que era otro castigo divino por todos los pecados cometidos por el hombre. Afortunadamente, en 1876 el noruego Gerhard Armauer Hansen demostró que no era Dios quien castigaba al enfermo sino una bacteria llamada Mycobacterium leprae, y que, en lugar de rezar, para curarse lo mejor era usar antibióticos.

Durante siglos, cada vez que ha acontecido un desastre natural también se ha dicho que era un castigo divino -como ven Dios es todo amor-. Por suerte, hoy en día sabemos que existen las placas tectónicas y que además se mueven; que bajo el manto terrestre hay magma; y que las masas de aire a distintas temperaturas pueden hacer verdaderos estragos.

Seguramente si la Edad Media hubiese sido distinta, hoy en día usted y yo podríamos tomarnos una caña en cualquier bar de Marte, pero tuvimos la desgracia de que durante varios siglos la religión mutilase cualquier tipo de avance científico. Y es que en aquella época, según lo que uno dijese, se jugaba el pescuezo.

Actualmente una de las grandes preguntas por resolver es ¿cómo se creó el mundo? Hay gente que al no encontrar respuesta opta por lo más cómodo: lo creó un dios -cualquiera-. Por suerte hay otras personas que han decidido esforzarse por buscar una explicación más lógica.

Por eso, mientras nosotros -simples mortales- nos preocupamos por saber cuánto le durará la nueva nariz a la Esteban o quién será el pichichi de la liga, hay unos semidioses que llevan años construyendo una máquina –el colisionador de Hadrones (LHC)– que podría, en un futuro, ayudarnos a conocer nuestro pasado.

Uno de sus grandes objetivos es: “Descubrir el hipotético bosón de Higgs, llamado por algunos ‘la partícula de Dios’. Ya que en el caso de que exista, permitiría explicar por qué las partículas elementales tienen masa y por qué las masas son tan diferentes entre ellas.”

“El pasado 30 de marzo los científicos lograron, por primera vez, la colisión de haces de protones en el Gran Colisionador de Hadrones del CERN a una energía de 7 TeV (teraelectronvoltios); una energía sin precedentes en un acelerador de partículas, recreando la situación similar a los instantes posteriores al Big Bang.”

Afortunadamente vivimos en una sociedad en la que la religión tiene mucho menos poder, de lo contrario estos científicos estarían en una celda esperando a que los mismos que dicen que Dios es amor, los quemasen en una hoguera por brujos.

.

P.D.: Lo curioso de la tecnología y la religión es que conforme una avanza la otra retrocede, y viceversa. Basta recordar que en épocas pasadas -ésas en las que la mayoría de personas eran analfabetas- las apariciones se sucedían día sí, día también. Y en cambio, en la actualidad, con los millones de dispositivos de grabación que existen nunca se haya captado ninguna, curioso.

El LHC quizás demuestre algo más importante que el origen de la vida, quizás demuestre que no fue Dios quien creó al hombre, sino que el hombre, en ese afán de controlar a otros hombres, fue quien inventó a Dios.

FUENTE: Blog “Tercera Opinión”.

Comments 2 Comments »

Se sostiene que estar enamorado durante más de 6 meses (las mariposillas esas que se suelen decir) no es algo “ideal” no es “encontrar al príncipe azul” es..una patología, un estado cercano a la depresión o al desorden bipolar. Hagop Akiskal sabe cómo armar una pareja. Se enamoró a los 16 años de una mujer. Tiene 65 años y todavía sigue junto a ella. Pero tras décadas de estudios en desórdenes psiquiátricos no defiende el enamoramiento eterno. Por el contrario, sostiene que “vivir en el estado de encantamiento por más de seis meses puede ser patológico. Es un estado muy cercano a desórdenes mentales, como la depresión, el desorden bipolar o el obsesivo-compulsivo”.

Este psiquiatra es reconocido en la comunidad científica de los Estados Unidos por sus trabajos sobre el humor de las personas , desde una perspectiva que mira más las cuestiones de la evolución y la química de las relaciones humanas. Invitado como orador en una de las sesiones del congreso anual de la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia, que finaliza hoy en la ciudad californiana de San Diego, Akiskal contó a Clarín que siempre quiso saber sobre el amor romántico: “Suena superficial y algunos colegas prefieren evitar el tema, pero las pasiones amorosas han sido un misterio que ha preocupado a muchos pensadores, como Platón y San Agustín, quien afirmaba que era una locura temporaria”.

Akiskal defiende entonces “la ciencia del amor”, un campo reciente de trabajo. “Décadas atrás estuve investigando el comportamiento en monos y los diferentes desórdenes del humor, y con el tiempo focalizamos también en el enamoramiento, que tiene varios síntomas: la persona no puede dormir, no puede concentrarse en otros temas, y sólo tiene una obsesión por el enamorado”, explicó Akiskal. El psiquiatra hizo estudios en personas enamoradas y encontró que los niveles de serotonina, que es un neurotrasmisor en el sistema nervioso, eran similares a los de pacientes con desorden obsesivo-compulsivo. “Situaciones similares se dan en personas con depresiones. Por lo tanto, a los seis meses se puede seguir con la misma pareja, pero habría que sospechar si los síntomas del enamoramiento siguen. Es conveniente que el enamoramiento dure sólo meses. De lo contrario, se sufre demasiado“, aclaró Akislal.

“Desde la ciencia del amor, nos hemos dado cuenta que los perfumes de alguna manera van en contra de la evolución. Porque necesitamos oler al otro y no enmascararlo, porque cada ser humano puede usar el olfato para descubrir si hay una histocompatibilidad con la otra persona. Por eso, es tan bueno el baile y la transpiración”, opinó el psiquiatra.

Akiskal también consideró que hay que prestarle atención a los niveles de la oxitocina, también llamada “la hormona de la confianza”, que se libera como respuesta a la estimulación del pezón por la succión del bebé. “Aunque las investigaciones están en curso, podemos afirmar que las relaciones de confianza están basadas en la oxitocina, que ya existe en el mercado como un spray nasal”, señaló el psiquiatra nacido en Siria. Luego disparó una idea controvertida: “Se podría usar el spray para hacer negocios y generar empatía. Son unos polémicos de las drogas”.

El psiquiatra, que no toma café pero admite que se devora chocolates, marcó un cambio en el modo de tratar a los pacientes: “En los sesenta, se empezaron a cerrar los neuropsiquiátricos y se crearon centros de salud mental en las comunidades, un cambio que también hizo que muchos pacientes quedaran en las calles de los Estados Unidos”. En el centro en que trabajaba, Akiskal abrió una “clínica” dedicada al humor de los pacientes y fue pionero en esta estrategia.

“El 15% de las personas tiene algún problema de humor, y es importante tratarlo tempranamente porque así se puede llegar a prevenir futuras depresiones y suicidios”, cerró Akiskal.

CONCLUSIÓN: Nada es para siempre, no existen los príncipes azules, y más vale saber lo que va a pasar para que no haya mal entendidos y una retahíla de ” de haberlo sabido”.

Siempre vuestro:

Una persona sin corazón ^^

Comments No Comments »

Querida Juliet:

Ahora que has cumplido 10 años, quiero escribirte acerca de una cosa que para mí es muy importante. ¿Alguna vez te has preguntado cómo sabemos las cosas que sabemos? ¿Cómo sabemos, por ejemplo, que las estrellas que parecen pequeños alfilerazos en el cielo, son en realidad gigantescas bolas de fuego como el Sol, pero que están muy lejanas? ¿Y cómo sabemos que la Tierra es una bola más pequeña, que gira alrededor de esas estrellas, el Sol?
La respuesta a esas preguntas es “por la evidencia”. A veces,
“evidencia” significa literalmente ver (u oír, palpar, oler) que una
cosa es cierta. Los astronautas se han alejado de la Tierra lo
suficiente como para ver con sus propios ojos que es redonda. Otras veces, nuestros ojos necesitan ayuda. El “lucero del alba” parece un brillante centelleo en el cielo, pero con un telescopio podemos ver que se trata de una hermosa esfera: el planeta que llamamos Venus. Lo que aprendemos viéndolo directamente (u oyéndolo, palpándolo, etc.) se llama “observación”.


Muchas veces, la evidencia no sólo es pura observación, pero
siempre se basa en la observación. Cuando se ha cometido un asesinato, es corriente que nadie lo haya observado (excepto el asesino y la persona asesinada). Pero los investigadores pueden reunir otras muchas observaciones, que en un conjunto señalen a un sospechoso concreto. Si las huellas dactilares de una persona coinciden con las encontradas en el puñal, eso demuestra que dicha persona lo tocó. No demuestra que cometiera el asesinato, pero además pueda ayudar a demostrarlo si existen otras muchas evidencias que apunten a la misma persona. A veces, un detective se pone a pensar en un montón de observaciones y de
repente se da cuenta que todas encajan en su sitio y cobran sentido si suponemos que fue Fulano el que cometió el asesinato.

Los científicos -especialistas en descubrir lo que es cierto en el
mundo y el Universo- trabajan muchas veces como detectives. Hacen una suposición (ellos la llaman hipótesis) de lo que podría ser cierto. Y a continuación se dicen: si esto fuera verdaderamente así, deberíamos observar tal y cual cosa. A esto se llama predicción. Por ejemplo si el mundo fuera verdaderamente redondo, podríamos predecir que un viajero que avance siempre en la misma dirección acabará por llegar a mismo
punto del que partió. Cuando el médico dice que tienes sarampión, no es que te haya mirado y haya visto el sarampión. Su primera mirada le proporciona una hipótesis: podrías tener sarampión. Entonces, va y se dice: “Si de verdad tiene el sarampión, debería ver….” y empieza a repasar toda su lista de predicciones, comprobándolas con los ojos (¿tienes manchas?), con las manos (¿tienes caliente la frente?) y con los oídos (¿te suena el pecho como suena cuando se tiene el sarampión?). Sólo entonces se decide a declarar “Diagnóstico que la niña tiene sarampión”. A veces, los médicos necesitan realizar otras pruebas, como análisis de sangre o rayos x, para complementar las observaciones hechas con sus ojos, manos y oídos.

La manera en que los científicos utilizan la evidencia para aprender cosas del mundo es tan ingeniosa y complicada que no te la puedo explicar en una carta tan breve. Pero dejemos por ahora la evidencia, que es una buena razón para creer algo, porque quiero advertirte en contra de tres malas razones para creer cualquier cosa: se llaman “tradición”, “autoridad” y “revelación”.

Empecemos por la tradición. Hace unos meses estuve en televisión, charlando con unos 50 niños. Estos niños invitados habían sido educados en diferentes religiones: había cristianos, judíos, musulmanes, hindúes, sijs… El presentador iba con el micrófono de niño en niño, preguntándoles lo que creían. Lo que los niños decían demuestra exactamente lo que yo entiendo por “tradición”. Sus creencias no tenían nada que ver con la evidencia. Se limitaban a repetir las creencias de sus padres y de sus abuelos, que tampoco estaban basadas en ninguna evidencia. Decían cosas como “los hindúes creemos tal y cual cosa”, “los musulmanes creemos esto y lo otro”, “los cristianos creemos otra
cosa diferente”.


Como es lógico, dado que cada uno creía cosas diferentes, era
imposible que todos tuvieran razón. Por lo visto, al hombre del
micrófono esto le parecía muy bien, y ni siquiera los animó a discutir sus diferencias. Pero no es esto lo que me interesa de momento. Lo que quiero es preguntar de dónde habían salido sus creencias. Habían salido de la tradición. La tradición es la transmisión de creencias de los abuelos a los padres, de los padres a los hijos, y así sucesivamente. O mediante libros que se siguen leyendo durante siglos. Muchas veces, las creencias tradicionales se originan casi de la nada: es posible que alguien las inventara en algún momento, como tuvo que ocurrir con las
ideas de Thor y Zeus; pero cuando se han transmitido durante unos cuantos siglos, el hecho mismo de que sean muy antiguas las convierte en especiales. La gente cree ciertas cosas sólo porque mucha gente ha creído lo mismo durante siglos. Eso es la tradición.

El problema con la tradición es que, por muy antigua que sea una
historia, es igual de cierta o de falsa que cuando se inventó la idea original. Si te inventas una historia que no es verdad, no se hará más verdadera porque se trasmita durante siglos, por muchos siglos que sean.

En Inglaterra, gran parte de la población ha sido bautizada en la
Iglesia Anglicana, que no es más que una de las muchas ramas de la religión cristiana. Existen otras ramas, como la ortodoxa rusa, la católica romana y la metodista. Cada una cree cosas diferentes. La religión judía y la musulmana son un poco más diferentes, y también existen varias clases distintas de judíos y de musulmanes. La gente que cree una cosa está dispuesta a hacer la guerra contra los que creen cosas ligeramente distintas, de manera que se podrá pensar que tienen muy buenas razones -evidencias- para creer lo que creen. Pero lo cierto es que sus diferentes creencias se deben únicamente a diferentes tradiciones.



Vamos a hablar de una tradición concreta. Los católicos creen que
María, la madre de Jesús, era tan especial que no murió, sino que fue elevada al cielo con su cuerpo físico. Otras tradiciones cristianas discrepan, diciendo que María murió como cualquier otra persona. Estas otras religiones no hablan mucho de María, ni la llaman “Reina del cielo”, como hacen los católicos. La tradición que afirma que el cuerpo de María fue elevado al cielo no es muy antigua. La Biblia no dice nada de cómo o cuándo murió; de hecho, a la pobre mujer apenas se la menciona en la Biblia. Lo de que su cuerpo fue elevado a los cielos no se inventó hasta unos seis siglos después de Cristo. Al principio, no era más que un cuento inventado, como Blancanieves o cualquier otro. Pero con el paso de los siglos se fue convirtiendo en una tradición y la gente empezó a tomársela en serio, sólo porque la historia se había
ido transmitiendo a lo largo de muchas generaciones. Cuanto más antigua es una tradición, más en serio se la toma la gente. Y por fin, en tiempos muy recientes, se declaró que era una creencia oficial de la Iglesia Católica: esto ocurrió en 1950, cuando yo tenía la edad que tienes tú ahora. Pero la historia no era más verídica en 1950 que cuando se inventó por primera vez, seiscientos años después de la muerte de María.

Al final de esta carta volveré a hablar de la tradición, para
considerarla de una manera diferente. Pero antes tengo que hablarte de la otras dos malas razones para creer una cosa: la autoridad y la revelación.


La autoridad, como razón para creer algo, significa que hay que
creer en ello porque alguien importante te dice que lo creas. En la
Iglesia Católica, por ejemplo, la persona más importante es el Papa, y la gente cree que tiene que tener razón sólo porque es el Papa. En una de las ramas de la religión musulmana, las personas más importantes son unos ancianos barbudos llamados ayatolás. En nuestro país hay muchos musulmanes dispuestos a cometer asesinatos sólo porque los ayatolás de un país lejano les dicen que lo hagan.

Cuando te decía que en 1950 se dijo por fin a los católicos que
tenían que creer en la asunción a los cielos del cuerpo de María, lo que quería decir es que en 1950 el Papa les dijo que tenían que creer en ello. Con eso bastaba. ¡El Papa decía que era verdad, luego tenía que ser verdad! Ahora bien, lo más probable es que, de todo lo que dijo el Papa a lo largo de su vida, algunas cosas fueron ciertas y otras no fueron ciertas. No existe ninguna razón válida para creer que todo lo que diga sólo porque es el Papa, del mismo modo que no tienes por qué creer todo lo que te diga cualquier otra persona. El Papa actual ha ordenado a sus seguidores que no limiten el número de sus hijos. Si la
gente sigue su autoridad tan ciegamente como a él le gustaría, el
resultado sería terrible: hambre, enfermedades y guerras provocadas por la sobrepoblación.

Por supuesto, también en la ciencia ocurre a veces que no hemos
visto personalmente la evidencia, y tenemos que aceptar la palabra de alguien. Por ejemplo, yo no he visto con mis propios ojos ninguna prueba de que la luz avance a una velocidad de 300.000 kilómetros por segundo, sin embargo, creo en los libros que me dicen la velocidad de la luz. Esto podría parecer “autoridad” pero en realidad es mucho mejor que la autoridad, porque la gente que escribió esos libros sí que había observado la evidencia, y cualquiera puede comprobar dicha evidencia siempre que lo desee. Esto resulta muy reconfortante. Pero ni siquiera los sacerdotes se atreven a decir que exista alguna evidencia de su historia acerca de la subida a los cielos del cuerpo de María.

La tercera mala razón para creer en las cosas se llama “revelación”. Si en 1950 le hubieras podido preguntar al Papa cómo sabía que el cuerpo de María había ascendido al cielo, lo más probable es que te hubiera respondido que “se le había revelado”. Lo que hizo fue encerrarse en su habitación y rezar pidiendo orientación. Había pensado y pensado, siempre solo, y cada vez se sentía más convencido. Cuando las personas religiosas tienen la sensación interior de que una cosa es cierta, aunque no exista ninguna evidencia de que sea así, llaman a esa sensación “revelación”. No sólo los Papas aseguran tener revelaciones. Las tienen montones de personas de todas las religiones, y es una de las principales razones por las que creen las cosas que creen. Pero ¿es una buena razón?

Supón que te digo que tu perro ha muerto. Te pondrías muy triste y probablemente me preguntarías: “¿Estás seguro? ¿Cómo lo sabes? ¿Cómo ha sucedido?” y supón que yo te respondo: “En realidad no sé que Pepe ha muerto. No tengo ninguna evidencia. Pero siento en mi interior la curiosa sensación de que ha muerto”. Te enfadarías conmigo por haberte asustado, porque sabes que una “sensación” interior no es razón suficiente para creer que un lebrel ha muerto. Hacen falta pruebas. Todos tenemos sensaciones interiores de vez en cuando, y a veces resulta que son acertadas y otras veces no lo son. Está claro que dos personas distintas pueden tener sensaciones contrarias, de modo que ¿cómo vamos a decidir cuál de las dos acierta? La única manera de asegurarse que un perro está muerto es verlo muerto, oír que su corazón se ha parado, o que nos lo cuente alguien que haya visto u oído alguna evidencia real de que ha muerto.

A veces, la gente dice que hay que creer en las sensaciones
internas, porque si no, nunca podrás confiar en cosas como “mi mujer me ama”. Pero éste es un mal argumento. Puedes encontrar abundantes pruebas de que alguien te ama. Si estás con alguien que te quiere, durante todo el día estarás viendo y oyendo pequeños fragmentos de evidencia, que se van sumando. No se trata de una pura sensación interior, como la que los sacerdotes llaman revelación. Hay datos exteriores que confirman la sensación interior: miradas en los ojos, entonaciones cariñosas en la voz, pequeños favores y amabilidades; todo eso es autentica evidencia.

A veces, una persona siente una fuerte sensación interior de que
alguien la ama sin basarse en ninguna evidencia, y en estos casos lo más probable es que esté completamente equivocada. Existen personas con una firme convicción interior de que una famosa estrella de cine las ama, aunque en realidad la estrella siquiera las conoce. Esta clase de personas tienen la mente enferma. Las sensaciones interiores tienen que estar respaldadas por evidencias; si no, no podemos fiarnos de ellas.


Las intuiciones resultan muy útiles en la ciencia, pero sólo para
darte ideas que luego hay que poner a prueba buscando evidencias. Un científico puede tener una “corazonada” acerca de una idea que, de momento, sólo “le parece” acertada. En sí misma, ésta no es una buena razón para creer nada; pero sí que puede razón suficiente para dedicar algún tiempo a realizar un experimento concreto o buscar pruebas de una manera concreta. Los científicos utilizan constantemente sus sensaciones interiores para sacar ideas; pero estas ideas no valen nada si no se apoyan con evidencias.


Te prometí que volveríamos a lo de la tradición, para considerarla
de una manera distinta. Me gustaría intentar explicar por qué la
tradición es importante para nosotros. Todos los animales están
construidos (por el proceso que llamamos evolución) para sobrevivir en el lugar donde su especie vive habitualmente. Los leones están equipados para sobrevivir en las llanuras de África. Los cangrejos de río están construidos para sobrevivir en agua salada. También las personas somos animales, y estamos construidos para sobrevivir en un mundo lleno de… otras personas. La mayoría de nosotros no tienen que cazar su propia comida, como los leones y los bogavantes; se las compramos a otras personas, que a su vez se la compraron a otras. Nadamos en un “mar de gente”. Lo mismo que el pez necesita branquias para sobrevivir en el agua, la gente necesita cerebros para poder tratar con otra gente. El mar de está lleno de agua salada, pero el mar
de gente está lleno de cosas difíciles de aprender. Como el idioma.

Tú hablas inglés, pero tu amiga Ann-Kathrin habla alemán. Cada una de vosotras habla el idioma que le permite hablar en su “mar de gente”. El idioma se transmite por tradición. No existe otra manera. En Inglaterra, tu perro Pepe es a dog. En Alemania, es ein Hund. Ninguna de estas palabras es más correcta o más verdadera que la otra. Las dos se transmiten de manera muy simple. Para poder nadar bien en su propio “mar de gente”, los niños tienen que aprender el idioma de su país y otras muchas cosas acerca de su pueblo; y esto significa que tienen que
absorber, como si fuera papel secante, una enorme cantidad de
información tradicional (Recuerda que “información tradicional”
significa, simplemente, cosas que se transmiten de abuelos a padres y de padres a hijos.) El cerebro del niño tiene que absorber toda esta información tradicional, y no se puede esperar que el niño seleccione la información buena y útil, como las palabras del idioma, descartando la información falsa o estúpida, como creer en brujas, en diablos y en vírgenes inmortales.

Es una pena, pero no se puede evitar que las cosas sean así. Como los niños tienen que absorber tanta información tradicional, es probable que tiendan a creer todo lo que los adultos les dicen, sea cierto o falso, tengan razón o no. Muchas cosas que los adultos les dicen son ciertas y se basan en evidencias, o, por lo menos en el sentido común. Pero si les dicen algo que sea falso, estúpido o incluso maligno, ¿cómo pueden evitar que el niño se lo crea también? ¿Y que harán esos niños cuando lleguen a adultos? Pues seguro que contárselo a los niños de la siguiente generación. Y así, en cuanto la gente ha empezado a creerse una cosa -aunque sea completamente falsa y nunca existan razones para creérsela-, se puede seguir creyendo para siempre.

¿Podría ser esto lo que ha ocurrido con las religiones? Creer en
uno o varios dioses, en el cielo, en la inmortalidad de María, en que Jesús no tuvo un padre humano, en que las oraciones son atendidas, en que el vino se transforma en sangre…, ninguna de estas creencias está respaldada por pruebas auténticas. Sin embargo, millones de personas las creen, posiblemente porque se les dijo que las creyeran cuando todavía eran suficientemente pequeñas como para creerse cualquier cosa.

Otros millones de personas creen en cosas diferentes, porque se les dijo que creyesen en ellas cuando eran niños. A los niños musulmanes se les dice cosas diferentes de las que se les dicen a los niños cristianos, y ambos grupos crecen absolutamente convencidos de que ellos tienen razón y los otros se equivocan. Incluso entre los cristianos, los católicos creen cosas diferentes de las que creen los anglicanos, los episcopalianos, los shakers, los cuáqueros, los mormones o los holly rollers, y todos están absolutamente convencidos de que ellos tienen razón y los otros están equivocados. Creen cosas diferentes exactamente por las mismas razones por las que tú hablas inglés y tu amiga Ann-Kathrin habla alemán. Cada una de los dos idiomas es el idioma correcto en su país. Pero de las religiones no se puede
decir que cada una de ellas sea la correcta en su propio país, porque cada religión afirma cosas diferentes y contradice a las demás. María no puede estar viva en la católica Irlanda del Sur y muerta en la protestante Irlanda del Norte.

¿Qué se puede hacer con todo esto? A ti no te va a resultar fácil
hacer nada, porque sólo tienes 10 años. Pero podrías probar una cosa: la próxima vez que alguien te diga algo que parezca importante piensa para tus adentros: “¿Es ésta una de esas cosas que la gente suele creer basándose en evidencias? ¿O es una de esas cosas que la gente cree por la tradición, autoridad o revelación?” Y la próxima vez que alguien te diga que una cosa es verdad, prueba a preguntarle “¿Qué pruebas existen de ello?” Y si no pueden darte una respuesta, espero que te lo pienses muy bien antes de creer una sola palabra de lo que te digan.

Comments No Comments »

Leyendo las noticias, me encontre con la siguiente afirmación “En este sentido, acreditadas revistas de negocios dicen que el Rey ha pasado de ser una persona con unos bienes importantes pero nada desmesurados, a ser propietario de riquezas de trescientos mil millones de las antiguas pesetas (1807 millones de euros)”. En el mundo existen 793 millonarios con fortuna superior a los 1.000 millones de dólares. Bill Gates sigue al frente de la lista por duodécimo año consecutivo  con una fortuna neta estimada de 50.000 millones de dólares, seguido del perenne Warren Buffett, el famoso inversor de Berkshire Hathaway, cuya fortuna se estima
en 42.000 millones.Sin embargo, y en la otra cara de la moneda mueren 12000 niños al dia, y esto no es noticia, porque esto no es nuevo . Quizás, si de todas esas fortunas se repartieran algo, quizás no habría tantos muertos por hambre, o por enfermedades, enfermedades la cuales tienen cura pero cuya medicación no resulta rentable producir por las empresas farmecéuticas. La gente me
diría pero hombre! como le vas a quitar esa fortuna a esa persona! yo no le digo que se la quite, digo ¿Es justo cómo la ha conseguido? ¿Es justo que tenga tanto mientras otros tienen tan poco? ¿Es suficiente con hacer unas buenas inversiones para ganar tanto dinero? y sin embargo ¿Se merece una persona que trabaja 10 horas en un bar no llegar a fin de mes? ¿Se merece la gente ser explotada para que ellos se sigan enriqueciendo?. Los bienes son limitados, si unos abarcan mucho, otros se quedan sin nada, y ahora os pregunto por vez enésima ¿Qué es lo menos injusto?.

Si me acusais de ir en contra del capitalismo, la respuesta es si, un claro y  contundente si, no estoy de acuerdo con un sistema en el que se le paga al órgano productor (es decir al trabajador) lo mínimo para que pueda subsistir y así poder seguir trabajando para enriquecer al crápula de turno,y no, no estoy de acuerdo con una sistema en el que se basa en “la máquina del capitalismo se engrasa con la sangre del trabajador” o “al trabajador hay que darle lo mínimo para que siga produciendo” grandes frases del laureado creador del capitalismo Adam Smith, ¿Por qué si se ha visto que este sistema no funciona, seguimos con el tal y como estaba? ¿No habría que modificarlo un poco?.

Cómo último comentario, a toda ese gente que defiende al rey con un “argumento” como “es tan campechano y parece tan bonachon” y yo pregunto ¿Si es tan bonachon, por que no reparte un poco su fortuna?, ya que tiene unos 1807 millones, y somos 47 millones de españoles… creo que con un trocito pequeño del  pastel, muchos españoles podrían salir de la crisis en la que estamos sumergidos.

Comments No Comments »

Roma, 22 de junio de 1633, en el convento dominicano de Santa María sopra Minerva, se emite la sentencia: Galileo es condenado a la prisión de por vida y su obra es prohibida. La teoría heliocéntrica  basada en hechos científicos, se ve pisoteada por la teoría geocéntrica, basada en “supuestos” teológicos.

Vaticano, Año 2009, el Papa Benedicto XVI afirma que el uso del preservativo potencia el sida, y por eso debe de ser prohibido. El Papa nuevamente utiliza “supuestos” teológicos (follar solo para procrear) en detrimento de hechos científicos, según él “el mal uso del preservativo hace que el sida se potencie” quizás alguien le tenía que decir a este hombre que quizás enseñarles a usar el preservativo sería más útil que prohibirlo.

Con todo esto me quiero referir a qué actualmente 4 millones de mentiras valen más que una verdad, 4 millones de personas que defiendan un “esto es así porque sí, porque lo digo yo” vale más que alguien que te argumente por qué eso no es así, y esto.. me parece muy triste. Pero ¡Claro! si te atreves a decirle a alguien: “Perdone, pero un argumento es mucho más valido que 4 millones de : “porque lo digo yo!!” (argumentum ad verecundiam)” te conviertes automáticamente (y sin que esa persona pare un segundo a pensar en tu frase) en un arrogante, en un monstruo, en un tirano que ningunea a los demás, ahora digo ¡Pero que gilipollez estás diciendo! no ninguneo, no soy un tirano, no soy un monstruo, simplemente te digo que un argumento fundado es más valido que 4 millones de opiniones infundadas.

Me gustaría ver a esos súper demócratas de pacotilla, a esos que confunden la democracia con el libertinaje, que dirían si cuando les tuvieran que operar a corazón abierto 1 cardiólogo dijera como se debe de hacer la operación y 4 millones de canis dijeran lo contrario ¿A quién le haría caso?. Pero claro no es lo mismo quedar bien delante de la sociedad como “oh mira, que progre soy” a cuando tu vida está en juego, a cuando hacer caso a 4 millones de opiniones infundadas pueden repercutir en tu vida.

Comments 3 Comments »

Según las estimaciones realizadas por la ONU en la actualidad 4000 millones de personas se encuentran en estado de pobreza, 448 millones de niños sufren de desnutrición y 1000 millones de personas no tienen acceso a agua potable. Así mismo, todos los días 300000 niños mueren por causas evitables.

Si ahora mismo preguntase si consideran que esta situación se debe de combatir enérgicamente y si creen injusto que el 20 % de la población mundial detenga el 90 % de las riqueza,.ante tan escalofriantes cifras, cualquier persona sensata con un mínimo de sensibilidad social no dudaría en respondonde afirmativamente. Así mismo,con las estadísticas presentadas y el razonamiento seguido nadie debería discutir que lo más lógico y necesario sería una mejor y justa distribución de las riquezas. Sin embargo, y a pesar de la presumible obviedad y sensatez de las declaraciones anteriormente realizadas ¿por qué la palabra comunismo sigue creando hoy en día tantos recelos y reproches?.

Personalmente, creo que una doctrina que propugna el bienestar y la igualdad social de los pueblos es digna de ser defendida y apoyada,y más aun en un mundo de tantos contrastes como en el que vivimos. Utopía utilizan muchos para descalificarla, y a esos yo les pregunto ¿es mejor vivir en un mundo empobrecido, devastado por el hambre,plagado de injusticias y desigualdades sociales?,si querer, aspirar y luchar por un mundo mejor es ser una persona utópica, entonces soy un utópico.

La pregunta es ¿Por qué si somos conscientes de que el sistema capitalista ha quebrado, seguimos confiando en el?

Sabemos que las riquezas son finitas, y que las personas también son finitas, ahora..reduzcamos esto con el siguiente ejemplo, imaginemos que solo hay tres personas en el mundo, así mismo como solo hay tres monedas, si una persona acumula dos de estas monedas, condenan a los otros dos a vivir con una única moneda, ahora os pregunto ¿Qué es menos injusto? ¿No permitir que una persona tenga 5 yates y una mansión o abocar a una persona a vivir en la miseria, sin agua potable, y sin un futuro para sus hijos?. En este mundo no hay que preguntarse que es lo más justo, si no lo menos injusto.

Pienso sinceramente que los sueldos deben de estar más justamente repartidos, y más equilibrados, y pensareis: pero ¡hombre! como va a cobrar un cirujano lo mismo que un albañil. A lo que os respondo, no me meto con el sueldo del cirujano, me meto con el sueldo de los grandísimos empresarios, como el dueño de Nike, Adidas, y demás gente los cuales tienen sueldos desorbitados.

Si se redujera el sueldo de los grandes empresarios, haciendo que coticen más a hacienda se conseguirá que los sueldos bajos suban consiguiendo una calidad media de vida mayor (Esta medida la ha puesto a cabo Obama, y ese señor no es Comunista ni mucho menos).

Quizás esto influya en que los grandísimos empresarios (Como el de Nike) diga, entonces.. ¿Para qué voy a levantar un gran imperio, si no cobraré más de 5000 € mensuales?, a lo que se le puede responder, señor.. no creo que las multinacionales sean necesarias, al menos en lo que a textil se refiere, y con 5000€ vas más que apañado. La sociedad, debido al consumismo desorbitado se ha creado la idea (más bien la ilusión) de que las multinacionales son la panacea, algo necesario para nosotros, pero pensar críticamente, rechazar a esto puede ser el comienzo hacia un mundo más justo, creo que es un precio bastante asequible a pagar.

Muchos de vosotros pensareis que un albañil, no merece cobrar el mismo sueldo que un cirujano pues este ha estado toda su vida estudiando, no os quito razón pero el albañil está destrozándose los riñones todos los días de sol a sol, y si un albañil no construye un hospital, si un limpiador no limpia el quirófano, el cirujano no puede operar pues todos somos necesarios en esta sociedad, unos se destrozan intelectualmente, otros se destrozan mentalmente, claro está que tenemos que retribuir económicamente el “jugar” con las vidas de las personas (en el caso de un cirujano) pero no es justo que la diferencia de sueldos sea tan abismal, hay que buscar un mayor equilibrio.

Pero insisto la culpa de esta diferencia abismal la tiene los grandes señores de dinero (Dueños de multinacionales, futbolistas, etc etc etc) y por mucho imperio que hayan levantado o por muchos goles que metan, no se merece cobrar 1000 veces más que un fontanero, un albañil, un maestro, un limpiador o cualquier mileurista.

Comments 2 Comments »

La gente me llama frío, miran me escuchan e insinúan, este hombre no tiene sentimientos ¡Cómo puede abordar el amor desde el punto de vista científico!. Bueno, señores, nos guste o no, todo es ciencia, nada va más allá de reacciones químicas o impulsos eléctricos. Ahora, dejarme explicarme.

ORIGEN DE ESO QUE LLAMAN AMOR:

Cuando el hombre aún era un ser feliz y liberado, viviendo tan campante en medio de la nada, las mujeres le importaba cuatro pitos, y cuando venía una manada de leones se comía a la mujer y eso al hombre le resultaba indiferente, porque había tantas mujeres como longanizas. Un buen día, una hembra, tuvo la fantástica idea de segregar una hormona, la feromona, esta hormona una vez absorbida por el órgano vomeronasal del hombre hace que este se quede totalmente prendado de la dama.

Ahora pensemos, cuando se produzca un nuevo ataque de leones (o de otros predadores) la mujer que sobrevive es aquella que tenía a un hombre prendado de ella, capaz de defenderla, y es obvio que por selección natural, serán las mujeres que tengan feromonas aquellas que sobrevivirán.

Quizás penséis que esto es un disparate, pero ahora bien, si os fijáis el canon de belleza de la mujer ha variado brutalmente a lo largo de la historia pero sin embargo el de un hombre, no ha cambiado, se busca un hombre alto y fuerte (con capacidad de defender) un macho alfa. Hay excepciones, estas excepciones son las llamadas hembras alfa (hembras dominantes) las cuales buscan a un hombre más enjuto para protegerlo (instinto maternal).

¿Cómo saber quien es una hembra alfa? Esto es sencillo, cuando varias mujeres conviven juntas, la regla se les sincroniza alrededor de una, la hembra alfa. Puedes pensar que ¡joer! supuestamente yo soy una hembra alfa, pero no me gusta ese tipo de hombre, a lo que yo respondo.. los genes condicionan pero no determinan, la sociedad y el entorno influye brutalmente en nuestras decisiones.


CONDICIONAMIENTO GENÉTICO A LA HORA DE ENAMORARSE:

Es conocido que una mujer tiene mejor sentido del olfato que un hombre La base científica de los efectos del olor en la atracción sexual parece estar en un segmento de ADN llamado “Complejo Mayor Histiocompatible” (MHC o también llamado test de histocompatibilidad) capaz de reconocer un gran número de sustancias extrañas que penetren en el cuerpo. Así, en 1990 el doctor C. Wedekind, de la Universidad de Berna (Suiza) realizaron estudios para comprobar si las diferencias en este segmento de ADN en las sustancias secretadas por las glándulas apocrinas podían determinar la manera de evaluar el olor varonil por parte de las mujeres. Obtuvo los siguientes resultados:

– Las mujeres tienen un olfato extremadamente fino para distinguir las diferencias genéticas más sutiles en el MHC de los varones. Así, en una prueba con 100 universitarios de ambos sexos, las mujeres después de proteger durante dos semanas su mucosa nasal de cualquier estímulo exterior por medio de un pulverizador fueron capaces justo en los días de su ovulación, cuando se intensifica su olfato, de catalogar camisetas sudadas por varones como atractivos, agradables o de olor intenso. Su apreciación estaba en relación con el perfil del hombre preferido por cada uno, resultando que más del doble de las mujeres prefirieron hombres con un MHC muy distinto al suyo: ello podría interpretarse como una selección instintiva de varones con genoma muy distinto, lo que según las reglas básicas de la genética, produciría una descendencia más sana.

Resumiendo, si no os gusta el olor de vuestra pareja…mejor no tener hijos.  La mujer tiene un sentido olfativo superior al del hombre, pudiendo ello deberse a la necesidad en el pasado remoto de seleccionar cuidadosamente al amante más valioso para la obtención de una descendencia sana. En caso de error o de descendencia con pocas posibilidades de supervivencia, el coste para la mujer representa la pérdida de nueve meses o más mientras que para el hombre la pérdida de tiempo es de unos minutos.


LAS FASES DE UNA RELACIÓN: PASIÓN, ENAMORAMIENTO Y AMOR:


Personalmente, pienso que una relación de pareja tiene tres fases, pasión, enamoramiento, y amor

Pasión:
Son los primeros meses de una relación, en el que todo es nuevo, en el que comienzas a conocer a esa persona, y en lo que todo es bonito y agradable.

Enamoramiento:
Los dos o tres primeros años de relación,de dos o tres años de fuerte sensación de pasión con euforia, mareos, palpitaciones del corazón y crispación nerviosa típica, efectos causados todos ellos por anfetaminas naturales producidas por el cerebro, en estos años tu segregas hormonas a chorro, y vives en un estado de felicidad química, pero a todo se acostumbre uno..y a los dos años, esos chorros de hormonas, dejan de tener un efecto fisiológico, es cuando desaparecen las “mariposas” y es cuando la mayoría de parejas.. rompen.

Amor: Es cuando esas mariposas posiblemente ya han desaparecido,en esta fase decae la anterior actividad bioquímica para sentir ahora sensaciones de acomodación, seguridad y paz, gracias a las endorfinas cerebrales, sustancias similares estructuralmente a la morfina y a otros opiáceos. Esto explica el sufrimiento generado por una separación no deseada al dejar de recibir las dosis diarias de narcóticos naturales. Como consecuencia estás con tu pareja porque es una persona agradable con la que compartes tu vida.

CONCLUSIÓN:

No por saber qué es el amor, significa que no pueda disfrutar de el, es como si por saber la composición química del chocolate, no pueda disfrutar de un helado.

Comments 2 Comments »

El grupo parlamentario ERC-IU-ICV ha presentado una proposición no de ley para que se establezcan los mecanismos y desarrollos legales necesarios que eviten situaciones de maltrato animal como el Torneo del Toro de la Vega de Tordesillas (Valladolid), en la que éste muere a manos de lanceros.

Tamaño original

Erc-iu-icv piden que se prohíban casos de maltrato
El texto de la iniciativa, que se debatirá en la Comisión de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino del Congreso, recuerda que durante las fiestas mayores de Tordesillas, en la segunda quincena de septiembre, se corre el Toro de la Vega, un tradicional espectáculo taurino que se celebra desde hace siglos.

Está declarado como Fiesta de Interés Turístico Nacional, ‘cuando objetivamente se trata de un acto de tortura pública y muerte de un animal’, señala.

Según la exposición de motivos, ‘es una de las mayores bestialidades de España, que bajo el escudo de lo que algunos llaman tradiciones, permite que más de cien lanceros acosen al animal por la campo dándole lanzazos, hasta que acribillado y chorreando sangre, se derrumba sin fuerza, momento en el que se supone le dan la puntilla’.

El grupo parlamentario considera el espectáculo ‘una tortura lenta’ y ‘una sádica diversión’ y critica, además, que se lleve a los niños ‘para que aprendan’.

La proposición no de ley subraya que el Toro de la Vega ‘no es el único acto de barbarie contra los animales que se produce en el territorio español bajo el amparo de la tradición, pero sí uno de los más crueles y representativos de tortura animal permitida’.

Por ello, considera que ‘ya es hora de dejar de hacer el ridículo y plantearnos si la tradición lo justifica todo’.

Comments 1 Comment »

Llamadme sádico, pero sinceramente prefiero que muera el torero a que muera el toro, ese toro lo han llevado ahí obligado, el torero ha ido ahí a matar a un indefenso animal, y si el torero muere, el se lo ha buscado, se lo tienen merecido, quien se pone a dar, se pone a recibir.

Comments 4 Comments »

La avería grave registrada en unos imanes que forman el anillo del acelerador acompañada de una fuga de helio mantendrá al LHC parado seis meses

El Gran Colisionador de Hadrones (LHC) no volverá a funcionar hasta, por lo menos primavera de 2009. , según ha anunciado la Organización Europea para la Investigación Nuclear. La avería grave registrada en unos imanes que forman el anillo de 27 kilómetros del acelerador, acompañada de una pérdida considerable de helio líquido (el refrigerante necesario para que funcione) detectada el viernes pasado mantendrá al LHC parado un plazo de seis meses. Las investigaciones realizadas sobre la falta de helio en el sector 3-4 han determinado que la causa más problable del incidente fue la falta de conexión eléctrica entre dos de los imanes del acelerador.

“Justo después del exitoso comienzo de las operaciones del LHC el pasado 10 de septiembre, esto es un indudable golpe psicológico” ha señalado en un comunicado el director general del CERN, Robert Aymar. Sin embargo, el éxito de la primera operación es el testimonio de años de preparación y de la capacidad de los equipos involucrados en la construcción del acelerador”. El CERN ha indicado que “sin embargo, antes de que se pueda hacer un diagnóstico completo del incidente, hay que calentar el sector hasta la temperatura ambiente (el LHC funciona a 270 grados bajo cero) y abrir los imanes para inspeccionarlo. Esto llevará tres o cuatro semanas”.

El tiempo necesario para la investigación y reparación de este incidente impide que el LHC pueda volver a funcionar antes del obligado periodo invernal de mantenimiento, por lo que los choques de partículas en el gran acelerador volverán a registrarse a comienzos de la próxima primavera. El LHC es la mayor máquina científica jamás construida y el coste del proyecto asciende a 6.000 millones de euros

Comments 1 Comment »