Cada vez que el hombre se ha visto incapaz de explicar un determinado suceso, ha recurrido a lo más fácil: asignarle la autoría a un dios. Por eso, cuando hace siglos se hacía de noche en pleno día, lo más sencillo era afirmar que se debía a un castigo divino. Más tarde nos dimos cuenta de que a la Luna, de vez en cuando, le da por interponerse entre el Sol y la Tierra.

Cuando alguna enfermedad como la lepra causaba millones de muertos, se decía que era otro castigo divino por todos los pecados cometidos por el hombre. Afortunadamente, en 1876 el noruego Gerhard Armauer Hansen demostró que no era Dios quien castigaba al enfermo sino una bacteria llamada Mycobacterium leprae, y que, en lugar de rezar, para curarse lo mejor era usar antibióticos.

Durante siglos, cada vez que ha acontecido un desastre natural también se ha dicho que era un castigo divino -como ven Dios es todo amor-. Por suerte, hoy en día sabemos que existen las placas tectónicas y que además se mueven; que bajo el manto terrestre hay magma; y que las masas de aire a distintas temperaturas pueden hacer verdaderos estragos.

Seguramente si la Edad Media hubiese sido distinta, hoy en día usted y yo podríamos tomarnos una caña en cualquier bar de Marte, pero tuvimos la desgracia de que durante varios siglos la religión mutilase cualquier tipo de avance científico. Y es que en aquella época, según lo que uno dijese, se jugaba el pescuezo.

Actualmente una de las grandes preguntas por resolver es ¿cómo se creó el mundo? Hay gente que al no encontrar respuesta opta por lo más cómodo: lo creó un dios -cualquiera-. Por suerte hay otras personas que han decidido esforzarse por buscar una explicación más lógica.

Por eso, mientras nosotros -simples mortales- nos preocupamos por saber cuánto le durará la nueva nariz a la Esteban o quién será el pichichi de la liga, hay unos semidioses que llevan años construyendo una máquina –el colisionador de Hadrones (LHC)– que podría, en un futuro, ayudarnos a conocer nuestro pasado.

Uno de sus grandes objetivos es: “Descubrir el hipotético bosón de Higgs, llamado por algunos ‘la partícula de Dios’. Ya que en el caso de que exista, permitiría explicar por qué las partículas elementales tienen masa y por qué las masas son tan diferentes entre ellas.”

“El pasado 30 de marzo los científicos lograron, por primera vez, la colisión de haces de protones en el Gran Colisionador de Hadrones del CERN a una energía de 7 TeV (teraelectronvoltios); una energía sin precedentes en un acelerador de partículas, recreando la situación similar a los instantes posteriores al Big Bang.”

Afortunadamente vivimos en una sociedad en la que la religión tiene mucho menos poder, de lo contrario estos científicos estarían en una celda esperando a que los mismos que dicen que Dios es amor, los quemasen en una hoguera por brujos.

.

P.D.: Lo curioso de la tecnología y la religión es que conforme una avanza la otra retrocede, y viceversa. Basta recordar que en épocas pasadas -ésas en las que la mayoría de personas eran analfabetas- las apariciones se sucedían día sí, día también. Y en cambio, en la actualidad, con los millones de dispositivos de grabación que existen nunca se haya captado ninguna, curioso.

El LHC quizás demuestre algo más importante que el origen de la vida, quizás demuestre que no fue Dios quien creó al hombre, sino que el hombre, en ese afán de controlar a otros hombres, fue quien inventó a Dios.

FUENTE: Blog “Tercera Opinión”.



2 Responses to “Desmitificando mitos”

  1.   Victor Says:

    Felicitaciones. Estoy muy de acuerdo con lo que escribes. Pero en primer lugar me gustaría añadirle más perspectiva humanista y social a tu comentario. La existencia de un ser todopoderoso no sólo ha servido para justificar aquellos hechos de la naturaleza para los que no se tenían (o todavía tienen) explicación. También ha servido para justificar y legitimar la estructura y desigualdad social. Aquí nos encontramos con numerosas contradicciones entre la realidad práctica y el mensaje de las instituciones religiosas (el mensaje de Dios a priori), hecho que por si sólo debería ser suficiente para dudar de la existencia del ser, al menos tal y como lo predican. Aquí, hablando de mitos, se cae el de más peso, Dios da al hombre las herramientas y leyes para construir un mundo bueno y justo; de paz, armonía y de colorines. Para mi pura farsa, el pecado es la ley que ata al hombre a un modelo de vida sumiso, elimina el salvajismo. Es mucho más fácil controlar a un rebaño de ovejas que a una manda de lobos.

    Hablamos de justicia social y desde este punto de vista, lo que la ciencia con su colisionador de Hadrones pueda descubrirnos será sólo una anécdota (no desde el punto de vista científico claro). La práctica diaria demuestra que la justicia divina no existe, es el hombre el que la destruye, y la lucha por la justicia social es tarea de las personas.

    Y un último apunte para la reflexión, sabiendo a ciencia cierta si dios existe o no, puede que todo cambie a peor. El hombre ya no sentirá la necesidad de actuar con bondad y practicar la caridad ante los ojos del dios que todo lo ve para ganarse el cielo. Y este es un debate muy interesante de las ciencias sociales y la filosofía, ¿cómo actuaría el hombre si supiera que no existe el gran policía que todo lo ve y que te juzgará al final de tus días?.

  2.   --Trotsky-- Says:

    Buenas, lo primero, es que esto no lo escribí yo, lo encontré en un sitio y lo publiqué para luego comentarlo por aquí. Está claro que la religión sirve para atar al rebaño como bien comentamos la otra noche, y se me viene a la cabeza lo de “Del humilde será el reino de los cielos”. Sin embargo eso de que Dios da al hombre las herramientas para construir un mundo bueno y justo, no estoy del todo de acuerdo, mayormente si nos remitimos al antiguo testamento. Como dijo Dan Barker “El mismísimo concepto de pecado viene de la Biblia. ¡El cristianismo ofrece solucionar un problema que él mismo creó! ¿Estarías agradecido a una persona que te cortara con un cuchillo para poder venderte una venda?”.

    Respecto a lo de que los descubrimientos del LHC serían puras anecdotas, no estoy del todo de acuerdo, la magnitud de los descubrimientos se pueden asemejar al descubrimiento de que la Tierra es esférica, se puede incluso demostrar la existencia de universos paralelos, y eso no me parece, ni mucho menos, una anécdota.

    La religión es un insulto para la dignidad humana. Con o sin ella, habría buena gente haciendo cosas buenas, y gente malvada haciendo cosas malas, pero para que la buena gente haga cosas malas hace falta religión (Vease 11-S, 11-M, Inquisición, etc). Por tanto no creo que cambie a peor, hablas de caridad, pero bueno, actualmente con la religión ¿Hay caridad? el 0,7 de tu renta la puedes destinar si quieres a ONG´s, y parte de estas no son cristianas. No hace falta un Dios para que la gente actue de la forma correcta, la gente no respeta las leyes por miedo a Dios, si no por miedo a la policia, además la gente que viola, mata, y demás, no creo que sienta un especial fervor por la religión, o cuanto ni menos por el 5º mandamiento. En resumen, pienso que sin Dios, seguirá habiendo gente caritativa porque actualmente hay ateos caritativos, y la gente no delinquirá por temor a la policia. Como dijo Napoleón: “¿Cómo puede haber orden en un estado sin religión? Pues si un hombre se está muriendo de hambre cerca de otro que está enterrado en la abundancia, aquél no puede resignarse a esta diferencia a menos que haya una autoridad que declare ‘Dios así lo quiere’. La religión es excelente para mantener tranquila a la gente común.”

    Piénsalo de este modo, si la gente en vez de pensar que después de esta vida, le espera el paraiso, pensara que tan solo tiene 80 años de vida aprox, ¿No crees que viviría la vida más intensamente?. Aparte, no nos hace falta un Dios para decirnos lo que está bien y lo que está mal, el concepto de bien y de mal lo define la sociedad. En la sociedad Egipcia, estaba bien visto el incesto (entre faraones y demás).

    Y como último repunte:

    “La religión es probablemente el cuento chino más grandioso jamás contado. Piensen en esto: la religión realmente ha convencido a la gente de que hay un hombre invisible… que vive en el cielo… que observa cada cosa que hacemos, cada minuto de cada día. Y el hombre invisible tiene una lista de diez cosas especiales que no quiere que hagas. Y si haces alguna de estas diez cosas, tiene un lugar especial lleno de fuego y humo y quemazón y tortura y angustia donde va a enviarte para vivir y sufrir y quemarte y atragantarte y gritar y llorar para siempre hasta el fin de los tiempos… pero te ama.”
    George Carlin

Leave a Reply


¡IMPORTANTE! Responde a la pregunta: ¿Cuál es el valor de 13 10 ?